Logo Nuevo Cratevo Financia

Guia: Reunificación de deudas. ¿Qué es? ¿Cómo hacerlo?

Guia: Reunificación de deudas. ¿Qué es? ¿Cómo hacerlo?

¿Qué es la reunificación de deudas?

¿Tienes varios préstamos e hipotecas?

Entonces es posible que te estés preguntando cómo hacer frente a todos los pagos que debes realizar cada mes.

La reunificación de deudas es una solución que puede ayudarte a agrupar todos tus compromisos financieros en un solo préstamo, lo que te permitirá pagar una única cuota mensual, que será más baja que la suma de todas las cuotas que estás pagando actualmente.

La reagrupación de deudas consiste en pedir un préstamo a una entidad financiera para cancelar todos los préstamos y créditos anteriores. De esta forma, tus diferentes deudas quedarán agrupadas en una única deuda.

Si estás interesado en consolidar tus deudas, existen empresas especializadas que pueden ayudarte en el proceso. Estas empresas actúan como mediadoras y permiten unificar préstamos e hipotecas que tengas con diferentes entidades bancarias o incluso con diferentes tipos de interés.

Si decides llevar a cabo la agrupación de tus deudas, esta operación puede tener algunas ventajas. Una de las principales ventajas es que podrás reducir la cantidad que pagas cada mes y, de esta forma, mejorar tu capacidad de ahorro. Además, la reunificación de deudas puede ayudarte a simplificar la gestión de tus finanzas personales y a reducir el estrés asociado a tener varias deudas pendientes.

¿Cómo agrupar deudas y hacer sólo un pago al mes?

En primer lugar, debes saber que el proceso de reunificación de deudas no es complicado, aunque es importante que un profesional analice tu situación financiera antes de comenzar.

Una empresa mediadora se encargará de estudiar tus deudas, los intereses que estás pagando y los plazos de amortización que tienes por delante. Una vez que se haya aprobado la operación, la empresa mediadora comenzará a negociar con las diferentes entidades bancarias las nuevas condiciones del nuevo pago.

Una vez que se ha alcanzado un acuerdo con todas las partes involucradas, se cancelarán todos tus préstamos e hipotecas para fusionarlos en un solo crédito con las nuevas condiciones previamente negociadas. El nuevo crédito sumará el total de tus deudas pendientes y tendrá tanto un nuevo tipo de interés como un nuevo plazo de amortización, habitualmente más largo para reducir así la cuota mensual que tendrás que pagar.

Tipos de agrupación de deudas.

La reorganización de deudas es una opción que cada vez más personas consideran cuando tienen varias deudas pendientes y les resulta difícil hacer frente a los pagos. Analicemos los distintos tipos que hay:

Reunificación de deudas con un préstamo específico

Esta opción consiste en solicitar un préstamo convencional con el que podremos agrupar todas las deudas que tengamos en una sola cuota mensual. De esta manera, tendremos una mayor facilidad para controlar nuestras finanzas personales y simplificar el proceso de pago.

Además, al reorganizar nuestras deudas con un préstamo específico, también podremos reducir los costes de las diferentes tasas de interés que tengamos en cada una de nuestras deudas. Es decir, al tener una sola tasa de interés para el préstamo que hemos solicitado, podremos pagar menos en intereses que si tuviéramos varias deudas con tasas de interés diferentes.

Es importante mencionar que no todas las personas pueden optar a este tipo de préstamos. La entidad financiera que otorga el préstamo evaluará nuestros ingresos, historial crediticio y capacidad de pago antes de aprobar la solicitud.

Por esta razón, es recomendable que investiguemos sobre las diferentes opciones de préstamos que existen en el mercado. Podemos comparar diferentes entidades financieras y las condiciones que ofrecen, como la tasa de interés, el plazo de pago y las comisiones que se aplican al préstamo. O podemos delegar este trabajo a empresas especializadas en la reunificación de deudas como Cratevo-Financia.

Nosotros te ayudaremos a analizar detenidamente todas las opciones y comparar las condiciones que ofrecen cada una de ellas. De esta forma, podras elegir la opción que más se adapte a tus necesidades y la que te permita mejorar tu situación financiera a largo plazo.

Unificar deudas con un préstamo con garantía hipotecaria

Cuando las deudas son más abultadas, una buena alternativa es recurrir a los préstamos con garantía hipotecaria. Se trata de productos que te permiten obtener financiación poniendo como garantía tu vivienda.

Lo habitual es que consigas el 30 % o el 40 % del valor de la casa en el mercado, un importe que tendrás que devolver en un plazo de unos 15 o 20 años, como máximo. Las cuotas, además, suelen ser bajas y los conceden generalmente empresas no bancarias es decir prestamistas privados e intermediarios financieros.

Para acceder a esta modalidad de financiación, la propiedad inmobiliaria que se ponga como garantía debe estar libre de cargas, lo que significa que no se pueden tener hipotecas pendientes sobre la vivienda. Además, el solicitante debe ser residente en España y contar con ingresos suficientes para hacer frente a las cuotas del préstamo.

Reunificar prestamos con una hipoteca nueva.

Esta alternativa consiste en solicitar una nueva hipoteca que incluya todas las deudas y que permita pagar una sola cuota mensual.

El proceso de reunificación de deudas mediante una hipoteca nueva puede ser un poco más complejo que el resto de opciones, ya que se trata de un préstamo a largo plazo y que implica la garantía de una propiedad. Por eso, no todas las entidades financieras ofrecen este tipo de préstamo y las que sí lo hacen suelen aplicar intereses más altos de lo habitual.

Sin embargo, esta opción también puede tener ventajas, como por ejemplo, conseguir un tipo de interés más bajo que el que se pagaría en varias cuotas de préstamos dispersas, y obtener una cuota mensual más reducida.

Además, es importante tener en cuenta que la hipoteca nueva puede estar sujeta a una serie de condiciones, como tener un buen historial crediticio, tener una propiedad con un valor adecuado que pueda servir como garantía, y contar con ingresos estables y suficientes para hacer frente a los pagos.

Ampliación de la hipoteca

Consiste en aumentar el capital de tu hipoteca ya existente para obtener el dinero necesario para cancelar otras deudas y, de esta manera, tener una única cuota mensual con un interés más bajo.

Esta opción puede ser una alternativa interesante para aquellas personas que ya tienen una hipoteca vigente y quieren agrupar sus deudas. En este caso, se trata de ampliar el capital de la hipoteca en lugar de contratar un nuevo préstamo. De esta manera, se puede conseguir un interés más bajo que el de otros productos financieros como los préstamos personales o las tarjetas de crédito.

Es importante tener en cuenta que esta opción implica una serie de consideraciones a tener en cuenta. En primer lugar, es necesario que el banco esté de acuerdo con la ampliación de la hipoteca. Por lo tanto, es recomendable consultar con la entidad financiera y conocer las condiciones para ampliar la hipoteca.

  Aval del Gobierno del 20% para Hipotecas: Una Oportunidad para Jóvenes y Familias en Badajoz

En segundo lugar, es importante tener en cuenta que el plazo de devolución se alargará. Al ampliar el capital de la hipoteca, se extenderá el periodo de tiempo en el que se deberá realizar el pago de la deuda. Por lo tanto, es importante analizar bien esta opción y tener en cuenta los costes adicionales que los intereses a un plazo mayor pueden generar.

Ampliar el capital de un préstamo vigente.

Si tienes varios préstamos vigentes y estás buscando una forma de unificarlos, una opción a considerar es la de ampliar el capital de uno de ellos. Al hacer esto, puedes conseguir el dinero que necesitas para cancelar el resto de créditos y quedarte con una única cuota mensual, lo que te permitirá tener un mayor control de tus finanzas y normalmente pagar un interés más bajo.

Antes de decidirte por esta opción, es importante tener en cuenta varios aspectos.

En primer lugar, es necesario que tengas un buen perfil crediticio, ya que esto influirá en las condiciones que te ofrecerán las entidades financieras. Si tienes deudas pendientes o problemas para pagar tus préstamos actuales, es posible que te resulte más difícil conseguir la aprobación de una ampliación de capital.

Además, es importante revisar detenidamente las condiciones de la nueva financiación para asegurarte de que son mejores que las de los préstamos que quieres cancelar. En algunos casos, ampliar el capital de un préstamo puede resultar en un mayor coste total, ya que al alargar el plazo de devolución se acumulan más intereses. Es por eso que debes comparar diferentes opciones y hacer números antes de tomar una decisión.

Por otro lado, si decides ampliar el capital de un préstamo para cancelar otros créditos, es importante que solicites a las entidades financieras correspondientes el certificado de cancelación. Este documento acredita que has saldado tu deuda con ellos y es fundamental para que puedas asegurarte de que no te están cobrando más intereses o comisiones.

Requisitos para la reunificación de deudas.

La reunificación de deudas no es una operación que se pueda realizar de manera indiscriminada: existen ciertos requisitos que deben cumplirse para poder acceder a ella.

El primero de ellos es la obligatoriedad de unificar todos los préstamos e hipotecas que tengamos, no pudiendo elegir solo algunas de ellas. De esta manera, se busca que la operación sea beneficiosa a largo plazo y no solo una solución temporal.

La nueva hipoteca que se forme tras la reunificación no supere el 80% del valor del inmueble hipotecado. Esto implica que la entidad bancaria tendrá una garantía adicional para recuperar su dinero en caso de impago, ofreciendo una mayor seguridad a ambas partes. Además, como en cualquier hipoteca, es necesario demostrar ingresos estables y contar con un avalista que respalde la operación.

Ser mayor de edad: En general, es necesario ser mayor de edad para solicitar cualquier tipo de préstamo o financiación. Por lo tanto, si quieres reorganizar tus deudas, debes ser mayor de 18 años.

Residir en España: Si resides en España, podrás acceder a una amplia variedad de productos financieros. En caso contrario, puede que te resulte más complicado conseguir la financiación que necesitas.

No estar inscrito en ficheros de morosidad: Estar en algún fichero de morosos, como el ASNEF, puede ser un gran obstáculo para obtener financiación. Si estás inscrito en alguno de estos registros, es importante que trates de regularizar tu situación antes de solicitar la unificación de tus deudas.

Tener unos ingresos regulares: Para acceder a una consolidación de deudas, deberás demostrar que cuentas con unos ingresos regulares que te permitan hacer frente a las cuotas del nuevo préstamo. De esta manera, las entidades financieras aseguran que no corren un riesgo elevado al prestarte dinero.

Poder entregar un justificante de cancelación de otras deudas: Si quieres agrupar tus deudas, es importante que cuentes con un justificante de cancelación de cada una de ellas. De esta manera, la entidad financiera podrá saber qué cantidad de dinero necesitas para reunificar todas tus deudas en una sola.

No tener minicréditos que reunificar: Las empresas que se dedican a la reunificación de deudas suelen exigir que no tengas minicréditos pendientes de pago. Esto se debe a que los minicréditos suelen tener unos intereses muy elevados, lo que puede complicar la fusión de tus deudas.

Si quieres optar por un préstamo con garantía hipotecaria, además deberás demostrar que eres el propietario de la vivienda que quieres utilizar como garantía y que la misma está completamente pagada. De esta manera, podrás obtener una mayor cantidad de dinero y a un interés más bajo.

Gastos de la consolidación de deudas.

Cuando pensamos en reunificar nuestras deudas, es importante tener en cuenta los gastos que esta operación conlleva. Aunque la reducción en la cuota mensual pueda parecer tentadora, hay que valorar si los costes asociados a la reunificación merecen la pena.

En primer lugar, al cancelar anticipadamente nuestros préstamos e hipotecas, es habitual que tengamos que hacer frente a las comisiones por cancelación o amortización anticipada, que nos cobrarán las entidades bancarias con las que teníamos contratados dichos préstamos. Estas comisiones suelen ser del 0,5% o 1% del capital pendiente y pueden variar dependiendo del tipo de préstamo y de la entidad con la que lo hayamos contratado. Por lo tanto, antes de proceder con la reagrupación, debemos revisar los contratos para saber cuánto tendremos que pagar en este concepto.

Además, la reagrupación de deudas normalmente implica la formalización de una nueva hipoteca que nos permita agrupar todas las deudas pendientes. En este sentido, tendremos que hacer frente a diferentes gastos, como la comisión de apertura de la hipoteca, que suele oscilar entre el 0,5% y el 1% del capital, y los costes de tasación de la vivienda o inmueble hipotecado.

También habrá que abonar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que varía en función de la comunidad autónoma y del importe de la hipoteca. A continuación puede leer los diferentes porcentajes en función de cada comunidad autónoma.

Andalucía – 1,2%, Aragón – 1,5%, Asturias – 1,2%, Baleares – 1,2%, Comunidad Valenciana – 1,5%, Canarias – 0,75%, Cantabria – 1,5%, Castilla-La-Mancha – 1,5%, Castilla y León – 1,5%, Cataluña – 1,5%, Ceuta – 0,5%, Extremadura – 1,5%, Galicia – 1,5%, La Rioja – 1%, Comunidad de Madrid – 0,75%, Melilla – 0,5%, Región de Murcia – 1,5%, Comunidad Foral de Navarra – 0,5%, País Vasco – 0,0%

¿Es necesario cambiar de banco para reunificar deudas?

Una pregunta común que surge cuando se considera la reunificación de deudas es si es necesario cambiar de banco.

  ¿Qué hacer cuando el Euríbor sube? Cómo funciona y cómo afecta tu hipoteca.

En general, no es necesario cambiar de banco si desea reorganizar tus préstamos. Muchas entidades bancarias ofrecen este servicio a sus clientes, especialmente si tienen una buena relación y un buen historial de pagos. Además, la consolidación de deudas con tu banco actual puede ser más fácil si has tenido un buen historial, ya que ya tienen toda tu información financiera.

Si decides reunificar sus deudas con tu banco actual, deberas proporcionarles información sobre tus deudas actuales, como el monto total y las tasas de interés, así como tu capacidad para pagar el nuevo préstamo. Es importante tener en cuenta que el banco evaluará tu capacidad de pago y tus antecedentes crediticios antes de aprobar la reunificación de deudas.

Sin embargo, si tiene préstamos con varias entidades bancarias diferentes, es posible que debas buscar la ayuda de una empresa mediadora de deudas. En Cratevo-Financia estamos especializados en la reunificación de deudas y podemos ayudarle a encontrar la mejor solución para tus necesidades financieras. Buscamos entre diferentes entidades financieras para obtenerte la tasa de interés más baja y reducir tu carga financiera al mínimo.

¿Hay un límite para reunificar deudas?

Si bien la agrupación de deudas es cada vez más común, existen ciertos límites a la hora de llevar a cabo esta operación financiera.

Como hemos visto antes, es importante tener en cuenta que el límite máximo que se puede conseguir mediante la reunificación de deudas a través de una hipoteca no superará nunca el 80% del valor del bien hipotecado. Es decir, si la vivienda que se hipoteca tiene un valor de 100.000 euros, el importe máximo que se podría obtener sería de 80.000 euros. Además, hay que tener en cuenta que esta cifra también dependerá del valor de la tasación del inmueble, ya que en algunos casos puede ser inferior al valor de mercado.

Por otro lado, también se tendrán en cuenta los ingresos de la persona que solicita la agrupación de deudas. En este sentido, las cuotas resultantes de la operación no deben superar la ratio de endeudamiento, que está situada entorno al 35% de los ingresos. Es decir, que no se destina más del 35% del dinero que se ingresa a pagar las deudas. De esta manera, se asegura que la persona podrá hacer frente a los pagos mensuales sin comprometer su estabilidad financiera.

Además, es importante tener en cuenta que no todas las entidades financieras ofrecen la opción de reunificar deudas a través de una hipoteca o un préstamo personal. En el caso de que se opte por la consolidación de deudas a través de una empresa mediadora, es importante conocer las condiciones y los requisitos que se deben cumplir para llevar a cabo esta operación.

Unificar deudas de manera rápida

 Si te encuentras en una situación en la que necesitas unificar deudas urgentemente, pero tienes impagos, la tarea puede resultar más complicada de lo que esperas.

Es importante que comprendas que los bancos y las financieras tienen en cuenta muchos factores antes de conceder una reunificación de deudas. Uno de los aspectos más importantes que analizan es la solvencia y la puntualidad del solicitante en el pago de sus compromisos financieros.

Si tienes impagos y apareces en listados de morosidad, como Asnef, esto puede ser un obstáculo importante para conseguir la financiación que necesitas. Sin embargo, existen opciones disponibles para aquellos que buscan una solución a sus problemas financieros.

Lo primero que debes hacer es justificar muy bien el motivo por el cual no has podido abonar esa deuda y demostrar que tu situación económica es buena. Si el importe de la deuda es bajo, tendrás más opciones de conseguir una unificación de deudas. También es importante que muestres tu disposición para pagar esa deuda lo antes posible.

Otra opción es buscar una empresa mediadora que se encargue de gestionar la reunificación de deudas por ti. Estas empresas suelen trabajar con un amplio abanico de prestamistas y financieras, lo que aumenta las posibilidades de conseguir un refinanciamiento de deudas que necesitas.

¿Puedo reunificar mis deudas si estoy en ASNEF?

 Si, es posible reunificar las deudas aunque estés en las lista de ASNEF, te contamos como hacerlo paso a paso.

La primera opción que puedes intentar es buscar empresas de unificación de deudas que no sean miembros de ASNEF. Estas empresas no tendrán acceso a tus datos en ASNEF y no tendrán en cuenta tu historial de crédito a la hora de decidir si te conceden un préstamo. Es importante que investigues bien antes de elegir una empresa de refinanciación de deudas y que te asegures de que sea una empresa seria y confiable. Puedes buscar opiniones de otros clientes y leer los términos y condiciones antes de tomar una decisión.

Si decides seguir este camino, ten en cuenta que estas empresas suelen exigir condiciones más estrictas que las empresas que están en ASNEF, por lo tanto es posible que te pidan garantías adicionales, como un aval o un coche en propiedad. También es probable que la tasa de interés sea más alta que la de un préstamo convencional.

Otra opción que puedes considerar es buscar una empresa que ofrezca la reunificación de deudas con garantía hipotecaria. En este caso, tendrás que contar con un inmueble que puedas hipotecar, lo que significa que si no puedes pagar el préstamo, la empresa podrá recuperar el dinero prestado a través del inmueble. Esta garantía adicional reduce el riesgo para la empresa y, por lo tanto, aumenta las posibilidades de que te concedan el préstamo. Es importante que tengas en cuenta que, en caso de impago, podrías perder el inmueble.

Si no tienes un inmueble que puedas hipotecar, la empresa de reunificación de deudas estudiará tus ingresos, tus ahorros y tu nivel de deuda para determinar si eres un candidato viable para la agrupación de deudas. En este caso, las condiciones serán aún más estrictas que en el caso de la reunificación de deudas con garantía hipotecaria.

En cualquier caso, antes de decidirte por una empresa de reunificación de deudas, es importante que hagas tus cuentas y que te asegures de que puedes afrontar la cuota mensual del préstamo sin dificultades. Si no puedes pagar la cuota, estarás en una situación aún peor que la que tenías antes.

Unificar deudas sin vivienda, ¿es posible?

Si no tienes vivienda, la opción más común para unificar deudas es a través de un préstamo personal. Sin embargo, las entidades financieras son más reacias a conceder un préstamo personal para fusionar deudas que con un préstamo con garantía hipotecaria, ya que no tienen una garantía real sobre la que respaldarse en caso de impago.

  ¿Cómo cambiar hipoteca variable a fija?

Es por ello deberás demostrar una buena solvencia económica y presentar unas garantías que hagan viable la operación. Además, es muy importante que no tengas impagos o deudas pendientes, ya que esto puede generar desconfianza en las entidades financieras.

En cuanto a los requisitos que debes cumplir para reunificar deudas con un préstamo personal, son similares a los que se exigen para la reunificación de deudas con un préstamo hipotecario: ser mayor de edad, residir en España, no estar inscrito en ficheros de morosidad, tener unos ingresos regulares que permitan devolver las cuotas del préstamo en los términos establecidos en el contrato, y no tener minicréditos que reunificar.

Además, es importante que te informes sobre las condiciones que te ofrecen las distintas entidades financieras, ya que los intereses y las comisiones pueden variar considerablemente de una entidad a otra. Por tanto, es fundamental que compares y elijas la opción que mejor se adapte a tus necesidades y situación financiera o que nos permitas ayudarte a elegir la mejor opción.

 Documentos necesarios para consolidar deudas

Para verificar que podrás afrontar una reunificación de deudas, tendrás que proporcionar cierta documentación que respalde tu capacidad de pago. En este artículo, te explicamos cuáles son los documentos más comunes que tendrás que presentar para solicitar una reunificación de deudas.

DNI

El Documento Nacional de Identidad es un documento imprescindible para cualquier trámite que se realice con una entidad bancaria. Este documento acredita tu identidad y es el primer paso para iniciar cualquier gestión financiera.

Escritura de la vivienda y última tasación de la misma.

Si vas a solicitar una consolidación de deudas a través de una hipoteca, tendrás que presentar la escritura de la vivienda que se va a hipotecar, así como la última tasación realizada por un perito. La entidad financiera necesitará esta documentación para valorar el inmueble que garantizará el préstamo.

Recibos de todas las financiaciones que se van a unificar

Para solicitar una agrupación de deudas, tendrás que proporcionar los recibos de todas las financiaciones que quieres unificar, ya sean préstamos, hipotecas, tarjetas de crédito, etc. Este documento es importante para que la entidad financiera pueda calcular la cantidad total que necesitas para pagar todas tus deudas.

Contrato laboral o documentación relativa a la declaración del IVA

Si trabajas por cuenta ajena, tendrás que presentar tu contrato laboral para demostrar tu estabilidad laboral y tus ingresos. En caso de ser autónomo, tendrás que proporcionar toda la documentación relativa a la declaración del IVA, impuesto de sociedades, etc. que acredite tus ingresos y solvencia.

Últimas nóminas

Las últimas tres nóminas son un documento esencial para que la entidad financiera pueda comprobar tus ingresos y determinar si tienes capacidad para devolver el préstamo.

Declaración de la renta

La declaración de la renta es otro documento importante que permite a la entidad financiera conocer tus ingresos anuales y la situación fiscal en la que te encuentras. Esto le permitirá valorar si eres apto para recibir una consolidación de deudas.

Documento con la vida laboral

El documento con la vida laboral es un certificado emitido por la Seguridad Social que acredita tu historial laboral. Este documento es importante para demostrar tu estabilidad laboral y tus ingresos.

Movimientos bancarios de los últimos meses

Por último, tendrás que proporcionar los movimientos bancarios de los últimos meses para que la entidad financiera pueda analizar tus ingresos y gastos mensuales y valorar si tienes capacidad de pago para la nueva financiación.

¿Qué hago si no me han concedido la reunificación de deudas?

Puede ocurrir que una entidad financiera no te conceda la reunificación de deudas solicitada. s importante saber qué opciones tienes disponibles.

En primer lugar, si una entidad no te concede la consolidación de deudas, es recomendable averiguar la razón por la que ha sido denegada. En muchos casos, la entidad puede requerir más información sobre la situación financiera del solicitante o puede ser necesario aportar más documentación.

Si la razón es que la entidad considera que la situación financiera del solicitante no es lo suficientemente sólida como para conceder la reorganización de deudas, hay otras opciones a considerar.

Una de las opciones es acudir a diferentes entidades, una por una, y renegociar las condiciones de los distintos préstamos. En este caso, se trata de alargar el plazo de los préstamos para reducir las cuotas mensuales. Es importante tener en cuenta que al alargar el plazo, se terminará pagando más intereses a lo largo del tiempo.

Otra opción es solicitar un préstamo personal para unificar deudas. Sin embargo, este tipo de préstamos suelen tener una tasa de interés más alta que un préstamo hipotecario, ya que no se cuenta con una garantía como una vivienda. Por lo tanto, es importante analizar detenidamente las condiciones del préstamo personal antes de tomar una decisión.

En el caso de que se tenga una vivienda propia, se puede considerar la opción de pedir un préstamo hipotecario para reunificar las deudas. En este caso, la vivienda se convierte en una garantía para el préstamo y, por lo tanto, las condiciones suelen ser más favorables que las de un préstamo personal. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en caso de impago, la vivienda puede ser embargada.

¿Es seguro hacer una reunificación de deudas?

Cuando se trata de la reunificación de deudas, es normal tener preguntas sobre su seguridad. Después de todo, es un proceso que implica lidiar con grandes cantidades de dinero y, en algunos casos, poner la casa como aval. Sin embargo, la verdad es que hacer una reunificación de deudas es completamente seguro, siempre y cuando se sigan algunas pautas básicas.

La más importante tener en cuenta los riesgos asociados con la reunificación de deudas. En el caso de optar por un préstamo con aval hipotecario, la casa se convierte en garantía del préstamo y, por lo tanto, está en riesgo de ser embargada si no se cumplen las condiciones del préstamo. Por esta razón, es fundamental ser honesto sobre la situación financiera y tener un plan sólido para pagar las cuotas del préstamo.

Somos una empresa independiente y por lo tanto no estamos ligados a ninguna entidad financiera, solamente buscamos las mejores condiciones para nuestros clientes. Contáctanos y te ayudaremos encantados.

¿Te ha gustado el post?

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?